Garganta Verde (Sierra de Grazalema, Cádiz)

(por Rafael Muñoz)

En nuestra actividad de hoy vamos a recorrer uno de los parajes más singulares y sorprendentes de la Sierra de Grazalema, la Garganta Verde.

Inicialmente vamos a seguir el sendero de la Garganta Verde, que nos va a llevar hasta la llamativa formación geológica de la Ermita situada en el fondo del barranco; hasta aquí no encontraremos ninguna dificultad reseñable. Desde la Ermita vamos a continuar con el descenso del barranco, para lo que si será imprescindible contar con el equipo y los conocimientos técnicos adecuados para poder superar los cuatro rápeles que nos vamos a encontrar durante el recorrido.



De especial interés
  • La Sierra de Grazalema por su alto valor biológico, así como paisajístico y su peculiar orografía, se encuentra protegida mediante la figura de Parque Natural Sierra de Grazalema, y además tiene el reconocimiento como Reserva de la Biosfera por la UNESCO.
  • Para realizar esta ruta es necesario solicitar permiso al Centro de Visitantes situado en la localidad de El Bosque (web: www.ventanadelvisitante.es / correo electrónico: cv_elbosque@agenciamedioambienteyagua.es / pn.grazalema.cmaot@juntadeandalucia.es - Teléfonos: 956-709-733 / 956-709-703).



Acceso al inicio de la ruta
El inicio de la ruta se sitúa en las inmediaciones del Puerto de los Acebuches, a unos 4 kilómetros desde la localidad de Zahara de la Sierra por la carretera CA-531 que la comunica con Grazalema.



Datos de la ruta
Realización: Agosto 2015
Dificultad - Sendero de la Garganta Verde, hasta la Gruta de La Ermita: Fácil
Dificultad Técnica - Descenso del barranco: Media
Desde
(altitud)
Hasta
(altitud)
Distancia
(kmts)
Ascenso
(mts)
Descenso
(mts)
Tiempo
(sin paradas)
Aparcamiento 1
(710 mts)
Gruta de La Ermita
(500 mts)
2,8 85 295 1h 30min
Gruta de La Ermita
(500 mts)
Aparcamiento 2
(315 mts)
2,3 0 185 4h 30min
Total:    5,1 85 480 6h



Mapa de la ruta
En color rojo, tramo de ruta. En color negro, tramo de pista en vehículo.



Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la ruta
Junto a la carretera encontramos un amplio aparcamiento donde estacionamos uno de nuestros vehículos. Desde aquí vamos a iniciar hoy nuestro espectacular recorrido por la Garganta Verde.

Hoy el grupo somos: Mata, nuestro guía, Juanjo, Agustín, Javi, Pedro y Rafa.

Vemos este panel informativo del Parque, ...

... y justo detrás vemos la pequeña cancela que da paso al inicio del sendero.

Una vez más nos recuerdan que entramos en zona de reserva, y es necesario obtener la pertinente autorización.

El sendero se dirige directamente hacia la garganta, que vemos frente a nosotros.

Hacia nuestra izquierda (suroeste), al fondo de la imagen, vemos la Sierra del Pinar.

En apenas 5 minutos encontramos esta bifurcación; el sendero continúa a la derecha, pero tomamos a la izquierda para acercarnos un momento a un pequeño mirador.

En un par de minutos alcanzamos el pequeño mirador hacia la garganta.

Encontramos este panel informativo del Parque.

La vista resulta magnífica sobre la garganta.

Regresamos al sendero principal y continuamos.

En unos 15 minutos más, llegamos a las inmediaciones de una de las zonas de anidamiento de buitres, es importante no hacer ruido.

En las cercanías vemos algunos ejemplares.



Una vez más vemos la Sierra del Pinar, al fondo de la imagen, ...

... donde se encuentra la cumbre más alta de la provincia de Cádiz, El Torreón, que vemos en la crestería a la derecha de la imagen.

En seguida el sendero inicia un rápido descenso hacia el fondo de la garganta.



Tras unos minutos de descenso, el sendero continúa llaneando, ...

... hasta que encontramos esta otra bifurcación; el sendero principal continúa a la izquierda, pero nosotros seguimos por la derecha para acercarnos un momento a ver el Mirador de los Buitres.

En la bifurcación encontramos este panel informativo del Parque.

En apenas 5 minutos de pronunciado ascenso, llegamos al mirador.

Encontramos este panel informativo del Parque, ...

... una estupenda vista sobre la garganta, ...

... y un magnífico punto de observación de los buitres y toda la zona de nidificación. Lástima no poder dedicarles más tiempo para su observación, pero tenemos que continuar.

Una vez de vuelta al sendero principal, volvemos a descender rápidamente hacia el fondo de la garganta.



En algunos momentos la pendiente es fuerte, pero sin ninguna dificultad.

Frente a nosotros observamos una gran cavidad en una de las paredes de la garganta.

Poco antes de alcanzar el fondo de la garganta, nos detenemos para ponernos los cascos... en el fondo del barranco es frecuente la caída de piedras.

Aquí mismo encontramos este aviso del Parque

Apenas un par de minutos después alcanzamos el cauce seco del Arroyo Bocaleones, ya en el fondo de la garganta.

Continuamos por el lecho seco del cauce del río, buscando el mejor paso, ...

... hasta que en apenas 5 minutos más, en un pequeño recodo del barranco, alcanzamos la sorprendente gruta conocida como Cueva de la Ermita o Ermita de la Garganta.

Las dimensiones de la cavidad resultan ser bastante llamativas debido a su gran tamaño.



Desde el inicio del sendero en el aparcamiento hasta aquí, hemos tardado aproximadamente 1 hora y 30 minutos. Nos tomamos unos minutos de descanso y para disfrutar del entorno.







Vista desde el interior de la gruta.

Frente a la gruta encontramos este deteriorado panel informativo sobre la formación de la misma.


Aquí, en la Ermita, finaliza el recorrido del sendero de la Garganta Verde, debiendo regresarse por el mismo camino que nos ha traído hasta aquí. En nuestro caso vamos a continuar con el descenso del barranco, así que aprovechamos la parada para equiparnos con el material necesario, ya que a partir de aquí vamos a tener que rapelar en varias ocasiones.

Un último vistazo a la gruta.



Continuamos adentrándonos en el barranco, ...

... todo el entorno resulta absolutamente espectacular.



Encontramos esta curiosa formación, nos recuerda a un gran puño que ha atravesado la pared.

El recorrido del cañón se convierte en una gincana, en la que tenemos que ir sorteando los grandes bloques buscando el paso.



En apenas unos 15 minutos desde la Ermita encontramos el primer rápel, Mata prepara las cuerdas para el descenso, ...

... y ahí va Pedro.



Rafa.

Agustín.

Desde abajo vemos mejor el rapel, son algo más de unos 10 metros por una pared muy irregular.

Aquí va Juanjo, como siempre todo un ejemplo a seguir.

Javi.

Por último, baja Mata.

Apenas avanzamos un minuto y encontramos el segundo rápel.

Son algo menos de unos 10 metros, con un tramo volado.



Apenas avanzamos unos metros y nos topamos con el tercer rápel.



Son algo más de unos 10 metros, y hay que ir con cuidado para no acabar en el agua.



Al final conseguimos pasar sin meternos en la poza.

Continuamos, ...

... permanentemente sorprendidos por la belleza del entorno que nos rodea.

Llegamos a este pequeño paso en el que vamos a tener que mojarnos, menos mal que el agua está limpia.





Más adelante, encontramos esta pequeña colonia de murciélagos.

Aquí vemos un gran bloque empotrado.

Un poco más adelante, el barranco se abre.

Ahora podemos apreciar mejor las enormes paredes que forman el cañón, en algunos puntos con una altura de hasta 400 metros, además, estas paredes dan cobijo a una de las mayores colonias de buitre leonado de la península.

Continuamos.

Encontramos los restos de un desafortunado pollo de buitre.

El cambiante entorno del cañón no deja de sorprendernos.



En una roca encontramos la huella de este fósil de concha marina, prueba inequívoca de la formación bajo el mar de estas rocas calizas.

Después de unas 2 horas y 20 minutos desde que salimos de la Ermita, nos tomamos un pequeño descanso para reponer fuerzas.

No nos entretenemos mucho y continuamos.





En esta zona vemos más próxima la zona alta de la pared, ...

... donde incluso llegamos a distinguir algunos nidos de buitres.

Éste incluso bastante cerca.

Poco a poco el cañón va volviendo a cerrarse, ...

... y un poco más adelante llegamos al cuarto rápel.

Éste es un rápel corto, pero con premio en forma de poza si uno se descuida.



Gracias a un pequeño tronco semisumergido junto a la pared, podemos pasar sin mojarnos.

Continuamos.

Ahora un pequeño paso de destrepe.

Aquí se ve algo mejor.

El cañón se ha ido cerrando mucho, ...

... hasta que llegamos a esta zona, donde si estiramos los brazos podemos tocar las dos paredes del cañón.

Resulta sorprendente y espectacular.





Pasada la zona, el cañón se abre tímidamente.



Por fin, estamos llegando a la parte acuática de nuestro recorrido.

Aquí afloran las aguas subterráneas, frías y cristalinas, que marcan el nacimiento del Arroyo Bocaleones; es el momento de mojarse!! ...



... y divertirse, Agustín no se anda con contemplaciones, ...





Una vez más el cañón consigue sorprendernos, es un entorno magnífico, espectacular.





Se termina la zona encajonada del cañón, ...

... dando paso a una zona más abierta, donde el arroyo discurre plácidamente en medio de un frondoso bosque de galería. Aquí tenemos a Pedro haciendo una de las suyas.

Continuamos recorriendo el cauce del arroyo durante unos 15 minutos más, ...



... cruzamos bajo éste antiguo puente, ...

... tras el que nos encontramos con la pista de regreso a Zahara, junto al aparcamiento donde esta mañana dejamos estacionado nuestro otro vehículo.

Aquí ponemos fin a éste sorprendente y fantástico recorrido por el barranco de la Garganta Verde, sin duda no hay que perdérselo.