Vía Ferrata de Jimera de Líbar (Málaga)

(por Rafael Muñoz)


Vía ferrata ubicada en la localidad de Jimera de Líbar (Málaga). Se trata de una vía ferrata sencilla, corta y con poca exposición al vacio, ideal para iniciarse en esta modalidad deportiva. Además, la vía se completa con dos puentes de monos y una tirolina, todos ellos muy sencillos.

En definitiva una vía ferrata estupenda para aquellos que buscan una primera toma de contacto con este deporte, aunque carente de interés para los ya iniciados.



Características de la vía
  • Realización de la actividad: Mayo 2015
  • Dificultad de la vía: F (fácil) - vía ferrata de dificultad baja (A)
  • Equipamiento de la instalación: Bueno
  • Tiempo de acceso a la vía: 5 minutos
  • Tiempo de realización: 20 minutos
  • Tiempo de regreso de la vía: 5 minutos
  • Desnivel Ascendido: 40 metros
  • A destacar:
    • Puentes: 2 de monos
    • Tirolinas: 1 de 15 metros

Mapa

Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la vía

Una vez en Jimera de Líbar, estacionamos nuestro vehículo y nos dirigimos a la ferrata. Hoy el grupo somos Javi, Pedro y Rafa.

En apenas 5 minutos ...

... nos encontramos a pie de vía.

Aquí vemos a Pedro que se dispone a iniciar el recorrido.

El recorrido se inicia con un primer largo que gana altura, ...

... seguido de una travesía horizontal.

Enseguida encontramos un primer puente de monos bastante corto.

El recorrido continúa con otro tramo vertical que pasa junto a la tirolina, cuyos cables vemos en la imagen. Aquí el recorrido se bifurca, podemos elegir entre continuar por la tirolina, o bien continuar el recorrido ascendiendo por las grapas.

Nosotros decidimos continuar subiendo por las grapas, que nos llevan hasta un nuevo puente de monos más largo que el anterior.

Continuamos con un tramo que asciende un poco más, ...

... y que nos conduce hasta el final de la ferrata.

Desde aquí tenemos buenas vistas del pueblo.

Como el recorrido de la ferrata es algo corto, decidimos regresar por la ferrata y así también poder probar la tirolina que antes no hicimos.

Una vez en la tirolina efectuamos el montaje de la polea, ...

... y allá voy.

La tirolina, a poco más de la mitad del recorrido, cuenta con un muelle de frenado; allí nos detenemos. Como nos quedamos colgados a cierta distancia del suelo, no podemos soltarnos de la polea, así que tiro de brazos para regresar al punto de salida de la tirolina.

Ahora es el turno de Pedro.

Detrás va Javi; aquí le vemos detenido junto al muelle de frenado que podemos ver en el cable de la derecha.

Aunque hay que tirar de brazos para regresar al inicio de la tirolina, no presenta mayor problema que un poco más de esfuerzo.

Después de la tirolina continuamos descendiendo hasta el inicio de la ferrata, que en esta ocasión también nos va a servir como punto final de la misma.