Vía Ferrata de Montejaque (Málaga)

(por Rafael Muñoz)


Vía ferrata ubicada en las inmediaciones de la localidad de Montejaque (Málaga).

Se trata de una ferrata con un recorrido amplio, exigente físicamente con un par de pasos con fuerte desplome, y por una pared continuamente vertical y bastante aérea. Además cuenta con una magnífica tirolina de unos 70 mts, a bastante altura del suelo. Todos estos ingredientes hacen que cataloguemos a esta ferrata, como una de las mejores de la Serranía de Ronda, así que no hay que perdérsela.

Nota Importante: la ferrata se encuentra cerrada del 1 de enero al 30 de junio por nidificación de aves en la zona.



Características de la vía
  • Realización de la actividad: Octubre 2013
  • Dificultad de la vía: AD (algo difícil) - vía ferrata de dificultad alta (C)
  • Equipamiento de la instalación: Bueno
  • Tiempo de acceso a la vía: 15 minutos
  • Tiempo de realización: 2 horas
  • Tiempo de regreso de la vía: 30 minutos
  • Desnivel ascendido: 155 metros
  • A destacar:
    • 1 Tirolina de 72 metros, a bastante altura del suelo (unos 100 mts)
    • 2 pasos atléticos bastante desplomados

Mapa

Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la vía
Estacionamos nuestro vehículo en el aparcamiento del cementerio de Montejaque, situado a las afueras del pueblo.

Andamos unos minutos por la carretera, en dirección a Benaoján, prestando la debida atención a los vehículos que circulan, ...

... hasta que en pocos minutos, tomamos a la izquierda la entrada al carril que vemos en la imagen. Este terreno es de propiedad privada, pero tenemos la suerte de encontrarnos a una persona a la que le explicamos el motivo de nuestro paso por allí, y le pedimos el pertinente permiso para adentrarnos en la propiedad. Muy amablemente no nos pone ningún impedimento, así que continuamos con el necesario cuidado de no causar ningún tipo de molestia.

En seguida, encontramos la cancela que vemos en la imagen, y justo al fondo, la pared por la que discurre la ferrata.

Aquí lo vemos mejor. Es la primera placa grande, situada a la izquierda del cobertizo.

Rápidamente llegamos al inicio de la ferrata.

Carlos encabeza el grupo.

Le sigue Jesús. Como vemos la ferrata se inicia con un largo de bastantes metros, y totalmente vertical.

Yo voy cerrando el grupo.

En la zona alta de la pared, encontramos una buena repisa donde recuperar fuerzas...

... que vamos a necesitar para afrontar el primer paso atlético de la ferrata.

 Se trata de un semitecho, que aunque exigente, pasamos sin mayores problemas.

Las vistas sobre Montejaque y su entorno son estupendas.

Continuamos avanzando, ...

... y tras unos metros de llaneo, llegamos a la tirolina.

Se trata de una tirolina de poco más de 70 metros de longitud, y a unos 100 metros de altura sobre el suelo... la verdad es que impresiona. Como parece engorroso montar un cordino tan largo para recuperar la polea, y resulta muy fácil cruzar andando al otro extremo de la tirolina, mientras Carlos efectúa el montaje de la polea, ...

... yo me dirijo al final de la tirolina, siguiendo una vereda poco marcada, ...

... que en apenas 5 minutos me sitúa allí.

Una vez finalizado el montaje, y realizadas las múltiples comprobaciones de seguridad, Carlos salta.

Como a la mitad del recorrido la polea se detiene, es el momento de tirar de brazos.

Después de recuperar la polea, regreso para pasar la tirolina. Es interesante indicar, que por la zona de árboles que vemos en la imagen, es posible entrar o abandonar la ferrata, tanto hacia arriba (en dirección a la Ermita de la Escarihuela), como hacia abajo (en dirección al inicio de la ferrata). De este modo, en lugar de hacer la ferrata completa, podemos hacer solo el tramo o tramos que deseemos (bien el primer tramo desde el inicio de la ferrata hasta la tirolina; o bien la tirolina; o bien el segundo tramo desde el final de la tirolina hasta el final de la ferrata).

Aunque la vereda no está muy marcada, el camino resulta intuitivo y sin complicaciones.

Es mi turno. De fondo, el pueblo de Montejaque.

Aquí tenemos una panorámica.

Después de un breve descanso, continuamos la ferrata.

Carlos inicia la vía.

Le sigue Jesús. Al igual que en el primer tramo hasta la tirolina, tenemos un largo de bastantes metros y vertical.

En la zona alta, volvemos a encontrarnos con un nuevo paso atlético exigente. En la imagen, vemos a Carlos realizando el paso.

Continuamos ascendiendo, la verticalidad y la altura son constantes.







Finalmente, llegamos al final de la ferrata....

... con el pintoresco pueblo de Montejaque de fondo, que ha estado presente durante toda la actividad.

Para el regreso a nuestro vehículo, seguiremos un sendero y algunos hitos, que nos llevan en dirección noreste, hasta que alcanzamos una alambrada. En ese punto y para poder cruzarla, seguimos junto a la alambrada en dirección suroeste, ...

... hasta que nos encontramos con una escalera puesta al efecto.

En breves minutos llegamos a la Ermita de la Escarihuela, ...

... donde tomamos un camino, que desciende en dirección al cementerio donde dejamos estacionado nuestro vehículo.

Al llegar junto al cementerio, encontramos un cartel informativo de la ferrata, que pone punto final a esta magnífica y exigente ferrata.