Allalinhorn (4.027 mts) (Alpes, Suiza)

(por Rafael Muñoz)

Ascensión al Allalinhorn (4.027 mts), desde la estación Mittel-Allalin del Metro alpino en la localidad de Saas-Fee (Valais, Suiza).



De especial interés
  • Ruta técnicamente bastante fácil,  y con poco desnivel.



Acceso al inicio de la ruta
Desde la localidad de Saas-Fee, tomamos el teleférico que sube a Felskinn, y desde allí continuamos en el metro alpino hasta la estación de Mittel-Allalin.



Datos de la ruta
Fácil ruta glaciar con alguna grieta, y algún tramo corto con pendientes de hasta 50º.
  • Realización: Julio 2009
  • Dificultad Técnica: Fácil (F)
  • Ruta: Mittel-Allalin (3.460 mts) - Allalinhorn (4.027 mts) - Mittel-Allalin (3.460 mts)
  • Distancias: 2'5 kmts - 2'5 kmts = 5 kmts
  • Desniveles Ascendidos: 590 mts - 20 mts = 610 mts
  • Desniveles Descendidos: 20 mts - 590 mts = 610 mts
  • Tiempos (sin paradas): 2h - 1h 30min = 3h 30min

Mapa de la ruta

Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la ruta:
Para tener una visión más clara de la montaña, aquí tenemos varias imágenes del Allalinhorn tomada durante la ascensión al Alphubel, otro de los picos que ascendimos en la zona. A la izquierda de la imagen vemos el edificio del Metro Alpino, junto con todo el recorrido seguido hasta la cumbre.





Llegamos a Saas-Fee, y nos dirigimos a tomar el teleférico que nos debe subir hasta Felskinn.

En Felskinn hacemos transbordo al Metro Alpino, que nos sube hasta Mittel-Allalin. Los precios de todos los remontes, de acorde al nivel suizo, es decir caros.

La zona acoge una estación de esquí, así que encontramos bastante gente. Nos parece increíble que se pueda estar esquiando a mediados de julio.

Después de prepararnos con todo el equipo, iniciamos el camino continuando por la pista que tenemos frente a nosotros.

El grupo hoy lo componemos Boni, en la imagen, y yo.

Un vistazo atrás, hacia el valle. A la derecha de la imagen, vemos el edificio del Metro Alpino.

Antes de entrar al glaciar, con sus grietas no siempre visibles, llega el momento de encordarse como medida de seguridad. Aquí es donde Boni demuestra sus expertos conocimientos en el manejo de la cuerda.

Una vez encordados, continuamos. A la derecha de la imagen, vemos el cartel que nos avisa de que entramos en el glaciar, y del riesgo que ello supone.

Vamos siguiendo la huella. Hay bastante gente, ya que es una ascensión muy popular por su facilidad.

Aunque el día no está del todo malo, las nubes cubren la zona alta de la montaña.

Durante algunos momentos, podemos ver el fantástico entorno que nos rodea.

Algo más arriba, la falta de visibilidad es total. Aún así, podemos continuar.

Después de aproximadamente unas 2 horas, llegamos a la cruz que corona la cumbre.

Ni que decir tiene que no nos entretenemos, y rápidamente iniciamos el descenso.

Con el descenso, recuperamos la visibilidad.

Vista de la zona de esquí, con la estación de Mittel-Allalin a la derecha de la imagen.

Aquí vemos una de la varias grietas que hay que cruzar durante el recorrido.



Finalmente ya estamos de vuelta en la estación del metro alpino.

Un último vistazo a esta sencilla ascensión, aunque no por ello menos gratificante.

Tomamos los remontes de regreso a Saas-Fee.

Por supuesto, antes de regresar a nuestro hotel, damos un pequeño paseo por el pueblo, donde todavía encontramos alguna imagen pintoresca.

El trabajo de documentación de las rutas nos exige un esfuerzo añadido, aunque también resulta gratificante cuando vemos los resultados.

En la imagen, la localidad de Saas-Fee.



Las últimas luces del día, nos regalan esta fantástica imagen de la montaña.