Vía Ferrata "Cueva de la Ventana" de Comares (Málaga)

(por Rafael Muñoz)

En la bonita localidad de Comares (Málaga), actualmente existen tres vías ferratas, todas ellas muy próximas entre sí, ya que se encuentran todas ubicadas en el mismo tajo que forma la vertiente norte del pueblo.

La primera vía ferrata que se instaló es la denominada de la Fuente Gorda, ya que esta se inicia junto a esa conocida fuente. Posteriormente se han equipado dos nuevas y estupendas vías ferratas, la de la Cueva de la Ventana y la de la Puerta del Agua.

También, junto a la vía ferrata de la Fuente Gorda, se ha instalado una fantástica tirolina de más de 400 mts de longitud, que aunque ya ha sido inaugurada oficialmente, se está a la espera de establecer el modelo de explotación comercial de la misma, así que habrá que pagar si queremos disfrutarla.

Con la vía ferrata de la Cueva de la Ventana, aquí expuesta, finalizamos los reportajes de este fantástico conjunto de vías ferratas.



Características de la vía
Se trata de una interesante ferrata, que aunque con un recorrido algo corto, se ve compensada con una tirolina, y pasos algo atléticos y sostenidos.
  • Realización: Mayo 2014, Octubre 2013
  • Dificultad de la vía: AD (algo difícil) - vía ferrata de dificultad alta (C)
  • Equipamiento de la instalación: Bueno
  • Tiempo de acceso a la vía: 10 minutos. La vía se inicia unos 100 mts a la izquierda de la Fuente Gorda.
  • Tiempo de realización: 1 hora.
  • Tiempo de regreso de la vía: Inmediato. La vía finaliza en el aparcamiento.
  • Desnivel ascendido: 50 mts
  • A destacar:
    • 1 Tirolina de 25 metros, a poca altura del suelo.
    • Abundantes pasos atléticos, suaves pero sostenidos.

Mapa

Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la vía
Estacionamos nuestro vehículo en esta explanada, situada sobre los tajos de la vertiente norte del pueblo.

Continuamos por la calle en dirección este, ...

... hasta que, rápidamente llegamos a la conocida como Puerta del Agua. Aquí continuamos descendiendo por el camino.
Mayo-2015 - Nota: después de cruzar la Puerta del Agua, a los pocos metros tras la primera curva del camino, en una pequeña zona de recreo, podemos tomar un sendero que se ha habilitado recientemente, y que nos lleva junto a los puntos de inicio de las tres vías ferratas aquí existentes, siendo éste el acceso más corto y cómodo al inicio de las ferratas.

En pocos minutos, el camino desemboca en una pista que, a pie de pared, recorre toda la vertiente norte del pueblo.

Avanzamos por la pista, hasta que vemos las trazas de una vereda, que tomamos.

Continuamos la vereda en busca de la pared, hasta que alcanzamos el inicio de la ferrata, que vemos en la imagen junto con el primer largo que nos lleva al inicio de la tirolina.

Este primer largo de unos 10 mts, algo extraplomado, ...

... nos lleva al inicio de la tirolina. Pedro, con mucha atención, monta la polea junto con el cordino de 25 mts que utilizaremos para que cada uno de nosotros pueda ir recuperando la polea, y así poder realizar el paso.

Una vez realizado el montaje del conjunto de la polea, y comprobado que todo está ok, se dispone para el salto.

Pese a utilizar una polea tandem para cable, al ser una tirolina plana, es decir sin caida ya que el inicio y el final están a la misma altura, Pedro, con el impulso de la salida, solo alcanza a llegar como hasta la mitad de la tirolina, así que toca tirar de brazos hasta el final.

Una vez en la zona de recepción, resulta algo difícil soltarse de la cinta expres que une a la polea, y así dejarla libre para que la use el siguiente compañero.

El siguiente en pasar la tirolina es Jesús; así que, mediante el cordino instalado recupera la polea, se engancha a ella y ...

... allá va.



Le sigue Carlos...

... y finalmente voy yo. Como soy el último, me toca recoger todo el montaje de la polea. La realización de todas estas maniobras en la tirolina, nos lleva bastante tiempo.

Una vez pasada la tirolina, seguimos con un largo algo extraplomado y sostenido, hasta que alcanzamos una zona de travesía horizontal.



Donde un buen tramo está desplomado, tal y como vemos en la imagen.

Tras ese tramo, continuamos ganando altura con otro largo...



... que nos lleva hasta otro tramo horizontal. En la imagen vemos a Carlos ascendiendo este último largo, antes de llegar al tramo horizontal.

Detrás voy yo, cerrando el grupo.

El pequeño tramo horizontal, nos lleva hasta el paso más singular de esta ferrata que le da nombre a la misma, la Cueva de la Ventana. Se trata una pequeña abertura que atraviesa completamente la roca.

Resulta de lo más curioso. Aquí podemos apreciar sus dimensiones.



Tras este llamativo paso, un último largo...

...

... que ya nos deja junto al aparcamiento. Pero cuando parece que esto se termina...

... nos percatamos del fuerte extraplomo del último bloque de la ferrata; pues nada... patapumparriba... como podemos, claro.

Tras el bloque, un pequeño y último esfuerzo para alcanzar la puerta de acceso al aparcamiento.

Finalmente alcanzamos el aparcamiento, muy satisfechos con esta más que interesante y exigente ferrata, que a buen seguro, junto con las otras ferratas instaladas, nos harán regresar más veces a Comares.