Vía Ferrata del Hacho de Gaucín (Málaga)

(por Rafael Muñoz)

Vía ferrata ubicada en el Hacho de Gaucín, en las inmediaciones de la localidad de Gaucín (Málaga).

Se trata de una de las mejores ferratas de la serranía, muy interesante y entretenida, con unas magníficas vistas de toda la zona. Destaca un paso equipado con una estrecha escala, que exige fuerza y destreza. La vía tiene un amplio recorrido, y un par de pasos atléticos extraplomados.



Características de la vía
  • Realización de la actividad: Junio 2013
  • Dificultad de la vía: AD (algo difícil) - vía ferrata de dificultad alta (C)
  • Equipamiento de la instalación: Bueno
  • Tiempo de acceso a la vía: 25 minutos
  • Tiempo de realización: 2 horas 30 minutos
  • Tiempo de regreso de la vía: 45 minutos
  • A destacar:
    • Un paso equipado con una estrecha escala
    • Un par de pasos atléticos extraplomados

Mapa

Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la vía
Desde la carretera debemos de recorrer un poco más de un kilómetro por una pista en buen estado, para llegar hasta la zona donde dejamos estacionado nuestro vehículo.

Tomamos el carril ascendente de la derecha.

Pasamos junto a una pequeña casa.

Continuamos un poco más por el carril, y al poco lo abandonamos por la derecha internándonos entre los árboles.

A partir de aquí, sin sendero claro, intentamos seguir los hitos marcados con pintura blanca...

... que nos llevan hasta una alambrada,...

... tras la que encontramos el inicio de la vía. Hoy el grupo lo formamos Julian, Sole, Jesús y Rafa.

Aqui estoy yo, inciando la ferrata.

A los pocos metros, Jesús tiene que abandonar la vía con algunos problemas musculares.

El primer largo, de bastante extensión, nos lleva hasta la zona alta de la pared. La vía resulta muy entretenida, con magníficas vistas de toda la zona. Al fondo de la imagen, las Sierras de Líbar.

Continuamos con una pequeña travesía en la zona alta, y un pequeño descenso. Aquí se acaba un primer tramo de la ferrata.

Continuamos por nuestra derecha, descendiendo una loma bastante pendiente para ir a buscar el siguiente tramo de la ferrata.



El siguiente tramo se inicia algo más abajo, en la pared a nuestra izquierda.



Encontramos un paso atlético extraplomado.

Aquí tenemos a Julián.

Una pequeña travesía ascendente, nos lleva hasta la famosa escala.

Aquí la vemos integramente.

Julián inicia la subida.

Sin ser un paso extremadamente difícil, si que requiere algo de habilidad y tirar de brazos, así que hay que tomárselo con calma... y se hace bien.



Julián, justo en la salida de la escala.

Después de la escala, continuamos la vía...

... que sigue con un tramo bastante largo, algo exigente y sostenido.







Finalmente, alcanzamos un tramo de llaneo...

... que tras una corta trepada, nos lleva hasta el final de la ferrata.

No puede faltar la foto de recuerdo.

Pero todavía esto no ha terminado, nos queda un largo regreso. Sin sendero definido, intentamos seguir los hitos marcados con pintura blanca.

Estos nos llevan hasta una alambrada que cruzamos.

A los pocos minutos, encontramos una nueva alambrada, que no cruzamos. Continuamos junto a la alambrada, pero sin cruzarla.

Más adelante, volvemos a salir a la pista que utilizamos a la ida, y que nos lleva de vuelta hasta el coche.