Vía Ferrata de Cuevas de San Marcos (Málaga)

(por Rafael Muñoz)

Vía ferrata ubicada en la localidad de Cuevas de San Marcos (Málaga).

La vía supera un espolón de la Sierra del Camorro, en las inmediaciones de la conocida Cueva de Belda. A nuestra opinión, se trata de una ferrata algo carente de interés, en la que encontramos una primera mitad de vía en pared vertical, con las grapas un poco separadas, y donde destaca un paso atlético. La segunda mitad de la vía transcurre por terreno bastante tumbado y fácil, sin grapas, aunque con cable de vida que también podemos utilizar para ayudarnos a progresar.

También hay que mencionar negativamente, la falta de indicaciones tales como marcas, hitos, etc., para el camino de regreso de la vía. Eso sí, hay que destacar muy positivamente el bonito entorno de la Sierra del Camorro, donde se ubica la ferrata.



Características de la vía
  • Realización de la actividad: Abril 2014
  • Dificultad de la vía: PD (poco difícil) - vía ferrata de dificultad media (B)
  • Equipamiento de la instalación: Bueno
  • Tiempo de acceso a la vía: 50 minutos
  • Tiempo de realización: 45 minutos
  • Tiempo de regreso de la vía: 1 hora
  • Desnivel: 80 mts
  • A destacar:
    • 1 Paso atlético bastante desplomado.

Mapa

Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la vía
Una vez llegamos a la localidad de Cuevas de San Marcos, estacionamos nuestro vehículo junto al campo de fútbol municipal. Desde allí, ya podemos contemplar la Sierra del Camorro.

Con el zoom de la cámara podemos ver claramente la entrada a la Cueva de Belda.

Continuando por la calle, nos dirigimos en dirección a la sierra. En seguida, encontramos este panel informativo.

En apenas cinco minutos, encontramos este centro de interpretación de la zona.

Junto al que se inicia el sendero, que continuamos en dirección a la Cueva de Belda. Hoy el grupo lo formamos Juanjo, Jesus, Pedro y Rafa.

También encontramos este panel informativo.

El sendero se interna en un agradable pinar.



Al cabo de unos 15 minutos, encontramos esta dura rampa, ...

... que nos lleva a las inmediaciones de la Cueva de Belda.

Vamos a dejar la visita a la cueva para después de hacer la ferrata, así que continuamos hacia la derecha.

Las vistas sobre el pueblo son fantásticas.



Llegamos a una primera pequeña explanada, ...


... en la que encontramos este panel informativo.

Para, a continuación, llegar a una segunda pequeña explanada. A este punto es posible acceder en coche, si continuamos por la calle donde hemos dejado estacionado nuestro vehículo, y así podríamos ahorrarnos los aproximadamente 40 minutos que hemos tardado en llegar hasta aquí.

A pocos metros encontramos este otro panel informativo.

En un par de minutos más, llegamos a los restos de una pequeña antigua cantera donde, en lugar de continuar en dirección al Mirador, tomamos un pequeño sendero indicado con un hito de piedras, ...

... que en apenas cinco minutos, nos lleva hasta el inicio de la ferrata.

Aquí vemos el tramo más vertical de la ferrata.



Jesús encabeza el grupo.

Le sigue Pedro.

Y yo voy cerrando el grupo.

En seguida vemos un paso atlético en un prominente extraplomo, justo unos metros por encima de Jesús.

Aquí vemos a Pedro en pleno esfuerzo en el paso. Esta es la única dificultad que presenta esta ferrata.

Aquí le vemos en el paso desde arriba.

Una vez lo ha superado Pedro, llega mi turno.

La vía continua vertical por la pared, pero sin mayor dificultad.



Magníficas vistas de la zona.



Hasta que al llegar a esta zona la verticalidad de la pared se termina. A partir de aquí, la progresión consiste en ir subiendo la tumbada ladera, con ayuda de las manos y el cable de vida.

Eso sí, con unas estupendas vistas de toda la zona.













En la zona alta de la ferrata, encontramos este buzón de visitas, ...

... donde dejamos huella de nuestro paso por aquí.

Algunos minutos más de subida, hasta que se termina el cable de vida y, por lo tanto, la ferrata.

Ascendemos un poco más, y enseguida llegamos a la cordal de la sierra. Hacia el este (izquierda) vemos el Cuevas Altas, punto culminante de esta sierra, que dejamos para mejor ocasión.

Para regresar, continuamos por la cordal en dirección oeste (derecha), a través de un terreno bastante áspero.

No encontramos senda, ni ninguna marca que nos indique el recorrido a seguir, aunque este resulta bastante intuitivo.

Al llegar frente al peñón donde se ubican los restos de Medina Belda, ...

... descendemos a un amplio collado, desde donde descendemos con fuerte pendiente, ...



... hasta enlazar con el sendero que une los restos de Medina Belda con el Mirador. Aquí continuamos en dirección este (derecha), hacia el Mirador.

En un par de minutos más, llegamos al Mirador.

Donde encontramos varios paneles informativos, además de buenas vistas.

También encontramos el panel informativo de la vía ferrata. En nuestra opinión, en esta ubicación el panel resulta poco útil. Parece bastante lógico pensar que estaría mejor ubicado en la pequeña antigua cantera abandonada, junto al tramo de sendero final de acceso a la ferrata que vimos anteriormente, quedando  así mejor indicado el camino de acceso.

Después de unos minutos de relax en el Mirador, continuamos hacia la Cueva de Belda que tenemos intención de visitar.



Ya en las inmediaciones de la cueva, encontramos este panel informativo.



Después de unos 20 minutos desde el mirador, llegamos a las instalaciones de acceso a la cueva.



Aquí vemos a Juanjo junto a la entrada.



Encontramos varias salas, que pueden recorrerse cómodamente.

Continuamos hacia el interior, hasta que encontramos este pequeño túnel, que aunque parece que se salva muy fácilmente, no nos entretenemos más y regresamos al exterior.



La visita a la cueva nos ha parecido interesante.

Ahora, seguimos el pequeño sendero de regreso a nuestro coche.



Después de unos 10 minutos desde la cueva, regresamos hasta nuestro coche.