El Robledal Alto - La Maroma (2.069 mts) (Sierra de Tejeda y Almijara, Granada)
(Invernal, con nieve)

(por Rafael Muñoz)

Ascensión a la Maroma (2.069 mts), desde el área recreativa del Robledal Alto (Granada).



De especial interés
  • La Maroma es el pico más alto de la provincia de Málaga, siendo esta una de sus rutas de más frecuente ascenso.
  • Este conjunto de sierras, debido a sus especiales características biológicas, geológicas y su orografía, han sido declaradas Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama.
  • Buenas vistas sobre la costa oriental malagueña.
  • Otras rutas de ascensión a la Maroma:



Acceso al inicio de la ruta
La ruta se inicia en el área recreativa del Robledal Alto. Para llegar hasta allí, debemos de tomar un carril, no asfaltado pero generalmente apto para turismos, que se inicia junto a la Venta de la Alcaicería en la carretera A-335, que comunica las localidades de Ventas de Zafarraya con Alhama de Granada.



Descarga la ruta de acceso para GPS en





Datos de la ruta
Realización: Marzo 2013          Dificultad: Fácil
Desde
(altitud)
Hasta
(altitud)
Distancia
(kmts)
Ascenso
(mts)
Descenso
(mts)
Tiempo
(sin paradas)
Robledal Alto
(1.100 mts)
Collado Lobera
(1.860 mts)
6,7 770 10 2h 20min
Collado Lobera
(1.860 mts)
Maroma
(2.069 mts)
2 240 30 35min
Maroma
(2.069 mts)
Robledal Alto
(1.100 mts)
8,7 40 1.010 2h 5min
Total:    17,4 1.050 1.050 5h



Mapa de la Ruta



Descarga la ruta para GPS en





Descripción de la ruta
Camino al Robledal Alto, ya vemos la montaña. Parece que ha caido un buen nevazo.

Estacionamos nuestro vehículo en el Robledal Alto.

Iniciamos la ruta, continuando por el carril.

Panel informativo del parque.

Nos internamos en un bosque de pinos de repoblación, entre los que destacan algunos cedros...

... y algún roble, que dan nombre a la zona.



Poco a poco el carril va desapareciendo trasformándose en sendero, y cada vez encontramos más nieve. Hoy nos acompaña Isaac, excelente compañero de montaña y amigo.

El camino se interna en el barranco del Arroyo de los Presillejos. Desde este punto alto, ya podemos ver en la cabecera del barranco la montaña cubierta de nubes.

Alcanzamos un mirador con buenas vistas al este.

Continuamos avanzando por la zona alta del barranco.

El frío, incrementado por el viento, se empieza a hacer notar. La nieve fácilmente alcanza los 10-15 centímetros de espesor.



La nieve, a la que estamos poco acostumbrados en estas latitudes, hace que el paisaje adquiera una belleza especial.



Nos encontramos con algunos ejemplares de tejo, una singularidad botánica.



Nos acercamos al final del barranco, paraje conocido como el Salto del Caballo. En esta zona, durante la mayor parte del invierno son necesarios el uso de crampones, ya que muy frecuentemente suele estar helada, y un resbalón podría tener graves consecuencias.

Encontramos gran cantidad de carambanos de hielo.

Llegamos al Collado Lobera, desde donde ya vemos la parte final de la ascensión. Hasta aquí hemos necesitado 2h 45min.

Allí encontramos estos ejemplares de pino cubiertos de nieve.

Nos acercamos, pero todavía nos falta recorrer la gran loma de la Maroma.

Pasamos por estos tajos, que aunque sin dificultad, les prestamos especial atención.

Desde aquí vemos toda la cordal de la sierra cubierta por la nieve. Al fondo el Navachica.

En la loma, la nieve, junto con la pendiente, hace que algunas zonas tengan cierta peligrosidad, así que nos ponemos los crampones para ir más seguros.

Ya vemos el vértice geodésico.

Finalmente, y tras un total de 3h 30min, cumbre.

La cumbre de la Maroma está formada por una gran planicie. Al fondo de la imagen, podemos llegar a distinguir Sierra Nevada. Inmediatamente iniciamos el regreso, por el mismo camino.

Descendemos la gran loma.

Llegamos al collado Lobera.

Formaciones de hielo, en el Salto del Caballo.

Continuamos el descenso por el barranco.



Mirando atrás, vemos la cara norte de la montaña.

Y ya en el carril, que nos conducirá de regreso hasta el Robledal Alto. En total, el descenso nos ha llevado 2h 20min. Final de un estupendo día de montaña.